Archivo de la etiqueta: Graciela Lorenti

Eventos con BROCELIANDE y Graciela Lorenti

Acompañando y llenando la exposición de Graciela de arte, pictórico, literario y escénico tenemos el placer de invitaros a los siguientes eventos gratuitos:

  • Día 12 de noviembre a las 12:00, Se leerán algunos de los relatos de Juantxu Bohigues y Javier Azcue del libro HENRY MILLER EN EL METRO
  • Día 19 de noviembre:
    • A las 12:00, Se leerán algunos de los relatos de Juantxu Bohigues del libro HENRY MILLER EN EL METRO
    • A las 19:00, Se leerán algunos de los relatos de Tute, “Un señor con canas lee un poco de todo lo poco que escribe. O un todo de lo poco que tiene. De a poco. O todo junto. Quién sabe.” …..
  • Día 20 de noviembre a las 12:00, Se interpretará “Y abajo en el agua los peces lloran” con los actores; Ana Viguera y Antonio Bay

20161107_112034-1
Soñar es lo que nos diferencia de nosotros mismos.
Soñar es lo que nos diferencia del aire.
Soñar no nos diferencia de las piedras porque ellas también sueñan.

Nosotros tuvimos un sueño hace diez años, en el que Bukoswski prendía fuego a nuestro corazón y nos empujaba a algún escenario en donde personajes arrasados y solitarios se encarnaban y, arropados por el espeso humo del tabaco, se expresaban febrilmente a través de los bellos y dolorosos poemas de Buk.

Diez años después y con las manos y los ojos aún llenos de sueños, algunos de aquellos siete que pusimos en escena Zoo Bukowski, volvemos a enredarnos entre sus palabras y su poesia, como lo hace desde siempre “el humo del cigarrillo, escalando un templo de oscuras enredaderas”

 Graciela Lorenti

Os esperamos !!!!!. 

Lugar: C/ Molino de viento, 10 Madrid 28004, Malasaña, Metyro tribunal, Noviciado y Callao
Confirmar reserva en feedingart@feedingart.es, hasta completar aforo.

Artículo sobre Graciela Lorenti

Broceliande”. Una exposición de Graciela Lorenti.
Por Juantxu Bohigues.

aran-i-1

Hablar de los cuadros de Graciela, para mí es como hablar de mis vivencias, de los dieciocho años que llevamos juntos, conociéndonos, alimentándonos. Ella crea un cuadro llamado “Yellow”, yo escribo un relato llamado “Yellow”. Creo un libro de relatos llamado “Henry Miller en el metro” con mi amigo Javier Azcue, y el día de mi cumpleaños ella me regala un cuadro llamado “Henry Miller en el metro”. Y el único recuerdo que tengo, el más antigüo, de las cinco casas en las que he estado en Madrid es su cuadro “Lagartija en la ciudad”, un cuadro que compré a escondidas con el poco dinero ahorrado que tenía.

Hay que romper la materia para verla”.

Cuando hablamos de su trabajo, ella me dice que el caos tiene que aparecer en algún momento; no saber por dónde tirar, … llega un instante en el cual tiene que explosionar la pintura desde dentro, abrirse en canal. A mí esto me encanta, el no saber, el investigar, el sentirse perdido, el darse cuenta que no lo vas a conseguir.

romacaos

Como buen valenciano que soy, nos pasamos todo un año trabajando para esos ninots, esas caricaturas de políticos hechas con cartones, esas maderas creando unas estructuras tambaleantes, llegada “la nit del foc” (la noche del fuego), quemarlo todo y volver a empezar. La destrucción como fuente creadora. El fuego como purificación y pérdida de una parte de nosotros. No hay un cuadro igual a otro en Graciela. Cada cuadro es una parte de su vida; como nos conocemos tanto, miro un cuadro suyo, y sé en qué apartamento vivía, en qué momento vital estaba, los nombres de sus demonios y la compañía de sus perros. Los títulos de sus cuadros recogen esas partes de ella, sus pesadillas, sus opiniones, sus sonrisas, y también habla de sus rincones oscuros y de sus neveras vacías.

No me interesa lo que haga mañana, sino la tela verde”.

No puedo reprimirme y quiero enumerar el título de alguno de sus cuadros: “Biografía, con casa que no se llega a tener”; o este otro “Cuando Hank y yo éramos peces, un avión rojo sobrevoló el patio de juegos”, y uno más “Dulce soledad como pez en el agua”.

Broceliande” es un bosque en la región de Bretaña, dónde se dice que está enterrado Merlín, el brujo que estuvo al servicio de Arturo y sus caballeros de la tabla redonda.

Pero  “Broceliande” es también el rugido de las tripas de Graciela cuando visitó ese lugar, esa lucha mortal entre rojos y verdes para aplastar al amarillo, cómo el azul pelea por su pequeño sitio en el cuadro. Convertir pensamientos y sensaciones en colores no está al alcance de cualquiera, pero afortunadamente para nosotros, es el lenguaje de Graciela.

Qué intenta un cuadro sino el color”.

No he visto en ningún sitio otros colores como los que exhibe Graciela en su obra. Creo que los tritura, destroza los pigmentos, los mezcla, hasta descubrir lo que ella busca.

mi-querido-henry

Me gusta que un color nazca fruto de un esfuerzo tan brutal. El resultado de una investigación, de una sorpresa, del azar, jugando con la destrucción, interviniendo tu estado anímico.

Cómo me dijo alguien una vez “No hay reglas”. No hay un cuadro igual a otro en su obra. Graciela es una esponja, hace poco estuvo en Irlanda y creo una belleza llamada “Postales desde Irlanda” (está en la exposición), se alimenta de lo que lee, de lo que come, de los sitios que visita, de sus compañías, de sus olores. Tiene un cuadro suyo llamado “Nuestro viaje a Strattford” y es un lindo homenaje a la memoria de William Shakespeare. Tragedia y belleza a partes iguales.

Mi labor es imposible, se trata de acercar el mundo de Graciela, el mundo de los colores, su memoria, sus amigos, sus lágrimas, sus voces, a un lenguaje que no es el suyo. La palabra nunca se sintió tan pequeña ante la belleza de sus cuadros. La fortaleza de sus trazos, la búsqueda de algo que no existe, expresar tu alma con un color, el desgarro de tu existencia con una pincelada. No se puede, lo siento, no se puede.

Siempre se puede surgir de las profundidades”.

aran-iv

Cuando admiro un cuadro de Graciela sonrío, me da alegría, no me siento decepcionado, descubro honestidad, descubro a un amigo, descubro a un compañero de galeón en un naufragio, a una mano tendida en el centro de un laberinto. Vuelvo a sus títulos para que ilustren este camino que no lleva a ninguna parte. Me gusta perderme en sus cuadros, refugiarme de la lluvia, mirar a la vida a los ojos, cortarme en las rocas de un acantilado. Tormenta”, “Opinión de laberinto”, “Cielo, cielo, cielo”.

No quiero hablar de sus pintores, ni de sus influencias (algunas reconocidas), sería como decirte a ti, amigo aventurero, qué camino quieres tomar, qué decisión debes elegir, no, lo siento, esto no es tan fácil. Hace falta compromiso, quiero que te pierdas, quiero que dudes, quiero que te interrogues sobre el dolor de tu páncreas, y tus equivocaciones.

Pintor capaz de arriesgar, fracasar, de fracaso en fracaso”.

En mis clases de dramaturgia decía: “Ya no estáis en la escuela, ahora podéis escribir lo que queráis”. Me gusta la libertad que se toma Graciela. Todo puede ocurrir en un cuadro suyo. Todo está permitido. La duda, la experimentación con función creadora.

No ponerse límites, cruzar laberintos, permitirte trasgredir, ir más allá. Ser demiurgo de tu propia piel.

Atrévete amigo a cruzar el umbral de la Galería FeedingArt y déjate llenar, déjate nutrir por algo diferente, dónde la razón, el pensamiento y la locura caminan en la misma calle. Dónde los límites no existen.

Sólo quiero terminar con una frase que alguien me dijo.

La explosión es lo más importante para mí”.

                                                                                           Juantxu Bohigues.

Exposición Broceliande de Graciela Lorenti

Broceliande” es un bosque en la región de Bretaña, dónde se dice que está enterrado Merlín, el brujo que estuvo al servicio de Arturo y sus caballeros de la tabla redonda.

definitivo

Pero  “Broceliande” es también el rugido de las tripas de Graciela cuando visitó ese lugar, esa lucha mortal entre rojos y verdes para aplastar al amarillo, cómo el azul pelea por su pequeño sitio en el cuadro. Convertir pensamientos y sensaciones en colores no está al alcance de cualquiera, pero afortunadamente para nosotros, es el lenguaje de Graciela.

Juantxu Bohigues, escritor.

Tenemos el placer de contar con una muestra individual de 39 obras. La protagonista de esta nueva muestra es Graciela Lorenti , artista porteña con una dilatada experiencia en pintura y teatro. Se presenta en FeedingArt con la muestra ‘Broceliande.

  ¡¡ Os esperamos !!

Algo más sobre el proyecto:

Lo que hace especial a la colección de pinturas que se expondrán en las paredes de FeedingArt del 4 al 24 de noviembre de 2016 es, sin duda, la exquisita y mágica interpretación que Graciela Lorenti hace de este lugar evocador y de cómo ella vive la pintura. El resultado final da lugar a esta colección de una calidad y hermosura incuestionables y que podrán disfrutarse a lo largo de la exposición de forma gratuita.

La artista porteña asegura  que siempre parte de un momento de caos que, capa tras caran-iiiapa de color, se va ordenando de alguna extraña manera. A veces,  se trata de cubrirlo todo para rescatar sólo un momento interesante, por pequeño que sea. Otras, de descubrir. Raspar, frotar, rayar la tela hasta que aparezca aquello que no sabe qué es,  pero que busca y que, más tarde o más temprano, acaba por reconocer.

Hay mucho de escuchar, escuchar lo que va sucediendo en la pintura, para permitir que finalmente surja aquello que viene de lo más profundo, entre trazos que pretenden conservar algo de infancia o figuras arquetípicas, mientras oscila como un péndulo entre el orden y el caos hasta sentir que por fin, puede detenerse en un punto de equilibrio, confiesa la autora de las obras de la muestra ‘Broceliande, cuya inauguración será el 4 de noviembre. Bien merece la pena, ¡así que no te la pierdas!

Inauguración: 4 de noviembre a las 20:00 horas.
Exposición: Del 4 al 24 de noviembre de 2016
Lugar: C/Molino de Viento, 10 local 2. Madrid 28004. Metro Tribunal, Noviciado, Callao.

Algo más sobre la artista :

Graciela Lorenti es Licenciada en Bellas Artes en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, tiene como maestros a los artistas plásticos Miguel Angel Vidal y Ari Brizzy. (Especialidad Pintura) Buenos Aires, Argentina. Completa su formación en el taller de pintura de Eduardo Serna y amplía sus estudios en el taller de pintura de Ricardo Roux (Buenos Aires).

  • Realiza su primera muestra individual “Enigmas de tiempo” en el Centro Cultural Recoleta.
  • Participa en la I Bienal de Arte de Belgrano (Primera mención del jurado)
  • Realiza muestras individuales y colectivas y forma parte del grupo de artistas plásticos de la galería Artempo.

Estudia arte dramático en la Escuela Integral de Teatro de La Manzana de las Luces con Andrés Sacchi y realiza estudios de Puesta en escena y Dirección, con Paco Redondo y Luis Roffman en la Escuela Municipal de Arte Dramático de Buenos Aires e Introducción a la Puesta en escena con Rubén Szuchmacher en el Centro Cultural Ricardo Rojas.

En Madrid continúa sus estudios teatrales en Estudio 3, con Agustín Bellusci (Formación del actor II y III) y estudia. dramaturgia en el taller de Rona Mahieu.

  • Dirige y pone en escena el montaje La puerta de atrás. Van Gogh/ Artaud con la cía Café de Arles.
  • Dirige y pone en escena Zoo Bukowski.
  • Escribe la obra de teatro Absenta- Fränzi y dirige un taller con la cía La borrascosa.
  • Dirige y pone en escena El dragón de fuego, de Roma Mahieu.
  • Realiza muestras de pintura individuales y colectivas en Artépolis, Sala Tis,  La dame noire, Fata Morgana, entre otros.

Referencias sobre Graciela de otros autores:

“Qué intenta un cuadro sino el color”.

No he visto en ningún sitio otros colores como los que exhibe Graciela en su obra. Creo que los tritura, destroza los pigmentos, los mezcla, hasta descubrir lo que ella busca. Me gusta que un color nazca fruto de un esfuerzo tan brutal. El resultado de una investigación, de una sorpresa, del azar, jugando con la destrucción, interviniendo tu estado anímico.

Mi labor es imposible, se trata de acercar el mundo de Graciela, el mundo de los colores, su memoria, sus amigos, sus lágrimas, sus voces, a un lenguaje que no es el suyo. La palabra nunca se sintió tan pequeña ante la belleza de sus cuadros. La fortaleza de sus trazos, la búsqueda de algo que no existe, expresar tu alma con un color, el desgarro de tu existencia con una pincelada. No se puede, lo siento, no se puede.

                                                                                           Juantxu Bohigues.

Leer el artículo completo Aquí