Archivo de la etiqueta: miradas

Exposición MIRADAS de Luis Sáez

En esta ocasión tenemos el placer de mostrar ampliamente la obra  de Luis Sáez. Pintor y escultor.

La muestra se compone de casi 100 obras, acuarelas en su mayor parte. Con ellas se invita al espectador a sumergirse en un delicioso mundo de sutiles formas, momentos, luces, colores que invitan a la paz y a la reflexión. ¡¡ Mirar y sentir lo que la obra os ofrece !!!
Luis nos cuenta que “Miradas”, son espacios de tiempo donde dar aquello que sale de mi, lo más sincero… con una técnica que no admite dudas …

cartel

Os recomendamos esta fabulosa exposición.  Os encantará !!!.

Exposición: Del 6 al 16 de mayo del 2019
Lugar: Prado GOYART Gallery, C/ Felipe IV, 5. Madrid. Frente al Museo del Prado.
Horario: De L-V de 11 a 2 y de 5 a 8 pm
Inauguración: Jueves, 9 de mayo a las 20:00.

Os esperamos a todos !!

Algunas de las obras que podrás ver:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Conoce más sobre la artista …

Nace un 23 de agosto del año 1955  y desde edad temprana, encontró en el dibujo y la pintura una forma limpia y directa de expresarse. Ya desde el principio, el carboncillo, la acuarela, los acrílicos y el barro, fueron las disciplinas que dieron respuesta a ese caudal de ideas que le iban surgiendo.

Todo este trabajo no vería la luz hasta finales de los años setenta, según las siguientes fechas:

  • 1977-78-79.- Realizó un curso de dibujo en el Circulo de bellas Artes (Madrid).
  • 1980-81.- Participó en el concurso internacional de escultura en Hielo en Quebec (Canadá). Primer premio  a la creatividad.
  • 1981.- Impartió clases de dibujo y plástica en el colegio Nuevo Equipo.
  • 1982.- Ilustrador para editorial Santillana (Adan Ferrer).
  • 1983.- Concurso público de escultura en (Guadalajara)
  • 1984.- Exposición de pintura acrílica en Almagro (Ciudad Real).
  • 1985.- Exposición colectiva en Almagro (Ciudad Real).
  • 1986.- Exposición  de acrílicas en Madrid (Galería ,Torres Begue)
  • 1991.- Exposición de acrílicos en Colonia (Alemania).
  • 2018.- Exposición MOMENTOS, acuarelas en LAMIAK (Madrid)

Después de 27 años de haber guardado las herramientas y pinceles  por circunstancias personales, ha llegado el momento de retomarlos y continuar expresando emociones….

Para tener más información sobre alguna de las exposiciones y eventos, entra en nuestro blog, síguenos en facebook o en twitter o Instagram pregúntanos en comunicación@feedingart.es.

Jorge Andrés Segovia, pintor de sentimientos

Miradas | Redacción ‘bez diario‘ Calle Gran Vía, 16 4ºI | hasta el 22.03.16

Foto_MarinaFertre_EXPOARTEMADRIDMarina Fertré, EXPORARTEMADRID

En 2012, Jorge Andrés Segovia Gabucio (Madrid, 1957) decidió dar el gran paso: apostar por la promoción de su obra para poder dedicarse enteramente al arte. Desde entonces, la trayectoria de este pintor autodidacta no ha parado de crecer. Sus lienzos se exponen en salas y galerías de ciudades como Barcelona, Gijón, A Coruña, Córdoba, Málaga y, por supuesto, la capital española.

Madrid acoge su inauguración más reciente, organizada por la galería FeedingArt el pasado 2 de febrero en la redacción del periódico digital bez (Gran Vía, 16 4ºI).

Miradas es el título de esta exposición compuesta por una selección de veintiún lienzos pintados al óleo, elaborados a lo largo de 2014 y 2015. Todos comparten la esencia del estilo de Segovia, que se caracteriza por la pincelada suelta y la recreación de un ambiente cotidiano. Su modo de pintar es fresco y espontáneo. El detalle, sólo donde procede. Únicamente para centrar la atención en determinada figura, gesto o matiz. Como decía el pintor impresionista Claude Monet: no se pinta un paisaje, una marina.., se pinta la impresión de una hora al día”.

Transmitir impresiones. Ésa es la intención de la obra de Segovia. La realidad no se representa de un modo fiel, sino que aparece distorsionada por el filtro de las emociones. Por eso, cuando se critica negativamente la inexactitud de las proporciones de algunos de sus cuadros, como El ciego y su Lazarillo (2015), el pintor aclara: Son así. No dibujo la realidad, sino lo que ésta significa para mí. Porque, Segovia también es capaz de afinar y ajustar las dimensiones. Así lo demuestran pinturas más realistas como La hora del recreo (2014).

jorge

El discurso de esta muestra de corte costumbrista, alude a dos temáticas. Por un lado, a la época gris del Madrid de la posguerra, con lienzos como Gran Vía (2014), homenaje a su infancia y sus a padres. Por otra parte, retrata a personas en estado de pobreza y exclusión social o que se ganan la vida en la vía pública, como la joven de Maternidad (2014) o el músico callejero de Escenario la calle (2014). A pesar de la trágica condición de los modelos que escoge, Segovia no se recrea ni en el dolor ni en el sufrimiento, sino que se centra en transmitir la dignidad y la belleza decadente de la escena.

jorge

Sin duda, los elementos fundamentales de las producciones de Segovia son la luz y el color. Sus cuadros, influenciados por los de maestros como Joaquín Sorolla, están bañados por una luz que trasmite la emoción del instante y que está en perfecta sintonía con la paleta de tonalidades. Por tanto, la iluminación no sólo aporta carácter a la atmósfera, sino que traduce visualmente el significado de cada obra haciendo patente el verdadero talento de Segovia como ‘pintor de sentimientos‘.

Marina Fertré

Jorge Andrés Segovia, la pintura serena de la memoria

AlbertoMinguez

La verdadera patria de un hombre es su infancia. En algún sitio había oído yo esta frase y como tampoco soy alguien muy leído, la verdad, no tenía ni idea de a quién se le habría ocurrido aunque, eso sí, donde o cuando fuera que la oyese se quedó prendida en mi memoria y ahí estaba, clara y completa, agazapada para mostrarse enseñando las orejas y saltar como un resorte en el mismo instante en que me disponía a hablar de la obra de Jorge.

Me viene a la memoria también el momento en que Jorge andrés Segovia nos mostró en su exposición una de sus obras en las que aparecían unos niños jugando en la acera con esa cara de pillos que todos teníamos de pequeños en los parques donde nos llevaba el abuelo el fin de semana, en los recreos o en las aceras del pueblo los veranos donde nuestras madres nos podían dejar tranquilamente y descansar de tanto enano. “Por esta obra me dieron un premio” nos contó y como un acto reflejo de esos de los médicos de los tebeos que le daban al paciente con un martillo en la rodilla dije sin pensar ¡¡¡SI!!!. juegosdeindios

Bien, pues así es la pintura de Jorge Andrés Segovia, sencilla en la forma, sin retórica, clara y serena pero con alma.

Bueno, un momento, os tendría que decir el autor de la frase con la que he comenzado esta crítica ¿verdad? Es Rainer Maria Rilke. Saaanto google… aunque tengo que confesaros otra cosa. La idea de que la pintura y el arte deben tener alma la escuché el día de la presentación de la exposición. No la dijo Jorge Andrés sino su mujer que se mostraba encantada hablando de la obra de su marido. Fue durante el ágape que siguió a la presentación. Yo estaba entretenido entre las viandas y las conversaciones echándole el ojo a una suculenta croqueta de jamón cuando le escuché decir “Lo que debe tener el arte es alma, eso me lo enseñó mi chico”.

musicoscallejerosNo se puede estar más de acuerdo con esta frase que sin duda resume el sentido de la natural necesidad de expresarse del artista, el arte es una prolongación de la vida, de quien siente su pulso. En el caso de Jorge Andrés, ese pulso es sereno, sincero y afable como lo es su trato. Un pulso que transmiten y comparten los que le conocen bien y que percibimos de inmediato los que recién le conocemos. Ese pulso está en su obra, en sus músicos callejeros, en sus chavales, en sus maternidades y en sus evocaciones.

No me queda más que agradecerle a Jorge ese chispazo que me dio al contemplar a esos pillos jugando en la acera que bien pudieran ser esos amigos nobles de la infancia y la evocación de ese mundo que recuerda a esos mayores que acompañaron pacientes nuestra niñez y que están ahí, en lo mejorcito de nuestra memoria.

Alberto Mínguez Martínez